Manhattan

Post Image 2

Masculino, sexy, íntimo y oscuro pero no demasiado pesado”. Eso fue lo que le pidió el propietario de este apartamento de 112 m2 en Chelsea (Manhattan), Hans Dorsinville, a su equipo de arquitectos/interioristas, la firma Messana O’Rorke. Otras de sus exigencias fueron “líneas depuradas, elegancia y un toque setentero”. Y así, en 2011, surgió este increíble apartamento de personalidad indiscutible y unos suelos de madera de roble recuperada ante los que solo apetece pisar descalzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *